PREMIO EDIMSA 1.997

edimsa97

“EL TRABAJO DE LA ASOCIACIóN SE DIRIGE A FORMAR A LOS SANITARIOS EN LOS PROBLEMAS LEGALES DE SU EJERCICIO PROFESIONAL DESDE EL ENCUENTRO ENTRE EL DERECHO Y LAS CIENCIAS DE LA SALUD”

Ricardo De Lorenzo y Montero, Presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario

Quisiera ante todo agradecer al Comité Científico de Edimsa, a su Director Carlos Giménez, la concesión del premio especial de este año a la Asociación Española de Derecho Sanitario, que llena de satisfacción y orgullo no solo a quien les dirige estas palabras sino también a la Junta Directiva, a la Comisión Científica y asociados, por que la razón del premio: la aportación al entendimiento entre la Sanidad y el Derecho, que es precisamente el motivo y el fin de su  existencia.

Cuando en el año 1.993 constituimos la Asociación, el sector sanitario había cambiado profundamente como consecuencia de un triple progreso de lo médico, lo jurídico y lo social. Pero la comprensión entre estos tres sectores seguía siendo muy difícil. A menudo, los juristas nos reprochamos y se nos reprocha, con razón, una cierta distancia a la hora de tratar desde la tranquilidad de una Sala de Audiencias, un problema de responsabilidad profesional que se ha podido producir en la vorágine de un Servicio de Urgencias de un sobrecargado hospital de la Seguridad Social.

A los profesionales sanitarios, se les achaca que ese avance espectacular de técnicas y procedimientos se haya acompañado de una crisis en la relación fundamental del Derecho Sanitario, fundamentalmente por no haberse tenido en cuenta la autonomía y libertad del paciente. Y éste, que toma conciencia de sus derechos, exige la regulación de las actividades y las responsabilidades de los profesionales sanitarios.

Pero el Derecho Sanitario, tal y como lo concebimos en nuestra Asociación, no aspira a tipificar una delincuencia de “batas verdes”, sino que quiere ser el instrumento medial para la asunción justa de conflictos de intereses. Por eso la Asociación no se limita a la organización de un congreso anual, aunque éste se haya convertido en referente de opinión, sino que se propone mostrar al profesional sanitario, cómo contempla el Derecho su quehacer diario, y se propone demostrar al jurista que las normas jurídicas quedan vacías si no se contempla la realidad en la que se quiere aplicarse. En este sentido, son los profesionales de la sanidad los que han de dar sentido a lo que llamamos “lex artis”, hecha de pericia y conocimientos, pero también, de experiencia y deontología. El trabajo de la Asociación se dirige también, por lo tanto, a formar al profesional sanitario en los problemas legales de su ejercicio profesional desde el encuentro entre el derecho y las ciencias de la salud. Es necesario y nos proponemos, seguir en este camino, y para ello el prestigio del premio del premio que recibimos constituye un respaldo y un acicate. Así, agradecemos el esfuerzo de las instituciones y entidades que dedican su actividad al progreso del Derecho Sanitario, y es de justicia mencionar en estos momentos el apoyo recibido de los laboratorios Smithkline Beecham por su patrocinio y facilidades para la presencia de la Asociación en Internet y para la edición y difusión de múltiples publicaciones; a Rhône-Poulenc Rorer, que ha apostado por la edición de obras jurídicas dirigidas a médicos, Laboratorios Effik y Laboratorios Lacer por su contribución a nuestro plan de formación en responsabilidad legal profesional. Nos animamos a continuar en esta dirección, en la seguridad de que su aportación impulsará el avance en el derecho y las ciencias de la salud y permitirá que la Sociedad de dónde nace recupere esa dirección. Muchas gracias.

thumbs_edim97-2 thumbs_rdl

Deja un comentario